Érase una vez...

Érase una vez
al que maltrataban
todos los corderos

Y había también

 y
Todas estas cosas 
había una vez
cuando yo soñaba
un Mundo al Revés!


Aquests 4 contes escrits per José Agustín Goytisolo i basats en la seva famosa poesia, cantada en tants escenaris per Paco Ibañez, sobretot, són una bona eina i recurs per a treballar el respecte a les diferències i la importància d'integrar i incloure per comptes d'excloure, marginar o rebutjar per por, enveges, recels, desconfiances, judicis negatius ifundats en falsos rumors no verificats ni comprovats, xenofòbies,...
El lobito bueno, així com el Frankenstein de Mary Shelley, torna agressiu quan només rep rebuig i agressió per mor de la seva diferència que provoca la por dels i de les que el rebutgen i menyspreen. També queda molt palès en el conte que és l'actitud dels adults, estressats, porucs i intolerants, la que fa i escampa el mal fruit de les seves inseguretats i pors.
Una por il·lògica i "humana" que neix i s'alimenta de les males informacions, les supersticions i els falsos rumors que, de forma inconscient, fins i tot mata i no sempre físicament doncs anul·lar és una manera molt subtil de "matar", sobretot, avui en dia.
Educar per la tolerància, la no violència, el respecte i la pau és prendre consciència clara de la importància que té l'educació inclusiva i el treball d'actituds, valors i normes en tot el "desplegament" curricular donat que està present en totes les matèries i en la vida.
Els pares i mares som els principals responsables de l'educació dels fills i filles i és una obligació, no només humana, ètica i moral, sinó també constitucional i cívica. Ensenyar els infants a estimar i prendre cura del que ens envolta, tot respectant la diversitat, és feina de tots i totes però, sobretot, és la principal feina dels seus progenitors.
La Mare Terra ens pertany a tots i totes i som totes les persones les que hem de vetllar per prendre'n cura i conservar-la, els/les que hi som, els/les que arriben i els/les que aniran arribant. És per això que és tant important EDUCAR que no vol dir disciplinar ni "domesticar".
El príncipe malo narra la història d'un príncep que, per mor de la mort dels seus pares quan era petit, va ser criat pels que governaven mentre no el podien coronar per menor, els quals es dedicaven a robar i fer mal als súbdits del seu regne. La gent temia que arribés el dia de la seva coronació però,...
La bruja hermosa és la història d'una noia intel·ligent, bondadosa, treballadora, mainadera i simpàtica que es veu obligada a disfressar-se de bruixa per evitar que el mal, provocat per l'enveja que li té la gent, li faci més mal del que ja li ha fet.
El pirata honrado era un pirata al que li agradava molt la mainada i sempre alliberava els presoners dels vaixells que abordava.
Són llibres molt adients per a fer comprendre els nens i les nenes la vital importància de tenir bones conductes i actituds vers la vida, els demés i el que ens envolta!


El lobito bueno
Érase una vez un Lobito Bueno. Nació en una montaña, pero desde que era pequeño miraba siempre hacia el llano,en donde había un pueblo. Le gustaba ver a los niños que corrían por las calles.
-Quiero ir al pueblo.
Los lobos mayores le riñeron.
-No vayas, es peligroso! Las personas son capaces de cualquier cosa. Te harán daño!
Pero el Lobito Bueno no hizo caso. Un día, cuando no le veían los otros lobos, se escapó, bajó al llano y entró en el pueblo. Caminó por las calles y llegó a la plaza.
Al verle, un niño y una niña dejaron de jugar y se le acercaron
-¡Hola! Me llamo Juan.
-¡Hola! Me llamo María.
Y se sentaron a su lado, acariciándole.
Desde aquel día fueron sus amigos.
La gente del pueblo quería mucho al Lobito Bueno, porque era simpático y cariñoso, y ayudaba a todo el mundo.
Vigilaba las casas, acompañaba a los niños al colegio y llevaba las cestas del pan.
Y lo mejor que hacía era cuidar de los rebaños de corderos, para que no se perdieran ni se hiciesen daño.
Pero en el pueblo las cosas no iban bien. La gente decía:
-Hemos recogido poco trigo.
-No hay patatas.
-No tenemos dinero.
-Nos iremos a trabajar a la ciudad.
Y se iban. Vendían las gallinas, los corderos y los cerdos, atrancaban las puertas de las casas y subían al autocar.
El Lobito Bueno no entendía lo que pasaba. ¿A dónde se irían?
Pero un día Juan y María le dijeron:
-Nosotros también nos vamos. Ya hemos hecho las maletas. Aquí no se va a quedar nadie. ¿Qué harás tú?
¿Qué iba a hacer? Pues marcharse, como todo el mundo.
Aquella tarde, cuando Juan y María subieron al autocar, el Lobito Bueno intentó primero esconderse entre las maletas, pero le vieron y le sacaron de allí. Entonces trepó por la escalerilla trasera y se sentó en el portapaquetes, con los cestos y los bultos.
Después de un viaje muy largo, el autocar entró en una gran ciudad. Las casas eran altas y grises y en las calles no habían árboles. Todo estaba lleno de coches.
Cuando el autocar se detuvo y empezó a salir la gente, el Lobito Bueno bajó de un salto para ponerse al lado de Juan y María. Pero un guardia que estaba en la calle se puso a tocar un silbato y a gritar y a empujar a todos los que acababan de llegar del pueblo:
-¡Ustedes, circulen por aquí! ¡Eh, sigan, no entorpezcan el paso! ¡Retiren esos bultos! ¡Vamos, deprisa!
Se armó un lío tremendo. Todos agarraron sus cestos y maletas y echaron a correr. Cuando el Lobito Bueno se dio cuenta, ya no había nadie a su lado.
¿Dónde estaban Juan y María? Seguramente sus padres se los habían llevado.
El Lobito Bueno estuvo buscándolos todo el día por la ciudad. Dio vueltas y vuetas, y pasó por muchas calles y plazas, pero no pudo encontrarlos.
Estaba muy cansado y entró en el portal de una casa. Vió una alfombrilla que había al pie de la escalera y se echó allí, para reposar. Pero la portera se enfadó y lo echó a escobazos. 
El Lobito Bueno caminó otra vez por las calles, esquivando a los coches y mirando a la gente, para ver si alguien le hacía caso.
Nadie le decía nada.
Tenía hambre. Y como no le daban de comer, se acercó a una tienda para ver si conseguía un poco de pan. Cuando el dueño lo vio, se puso furioso y quiso pegarle con un palo muy grande.
Corrió y corrió hasta que llegó a un lugar donde se acababan las casas y empezaba el campo. Allí vio a un pastor que estaba con un rebaño de corderos. No había perro.
El Lobito Bueno se aproximó, pensando que podría vigilar el rebaño, como hacía en el pueblo, y entonces el pastor le daría pan y queso. Pero los corderos, al verle, se le echaron encima y lo empezaron a maltratar. Y el pastor tiró piedras.
¡A correr otra vez!
Cuando estuvo lejos y vio que nadie le perseguía, se detuvo y empezó a pensar.
Pensó y pensó. No quería vivir en la ciudad, pues había perdido a sus amigos y además todo el mundo lo pegaba. Tampoco le gustaba volver al pueblo, porque en el pueblo ya no había nadie.
Mientras pensaba estas cosas, se dio cuenta que sus uñas y dientes estaban creciendo. Aulló y el ruido que hizo fue tan fuerte que pareció un rugido.
Entonces tomó una determinación. Se adentró en un bosque y se metió en la primera cueva que encontró.
Y en el bosque se quedó para siempre.
Durante el día estava escondido en la cueva, y por las noches salía afuera y daba grandes aullidos, mirando hacia la Luna. Sus uñas y sus dientes eran enormes.
Cuando tenía hambre se acercaba a los pueblos y se comía a las personas y corderos que encontraba.
Y esto ocurrió porque el Lobito Bueno, desengañado por todas las cosas que le sucedieron, se había convertido en un lobo, en un LOBO FEROZ, como todos los lobos de este mundo.
José Agustín Goytisolo

I vet aquí un gos i vet aquí un gat que aquest conte s'ha acabat!
I vet aquí un gat i vet aquí un gos que aquest conte ja s'ha fos!




Comentaris

welivelearning ha dit…
Ostras! Lídia, no saps com m'agradat. No coneixia aquest autor però ja m'he apuntat els títols. Com reflecteixes el que vius en el blog...je je je.

Un SUPER petó lobita.

Yvonne.
Lídia ha dit…
Un petonàs molt fort per a tu també!
J.A. Goytisolo t'enganxarà! :)
"Palabras para Julia" que també la canta Paco Ibañez és meravellosa!
Good night & good translation!
Inma ha dit…
No conocía esta colección y me ha encantado!! Mil gracias, cuánto aprendemos contigo! Un besico.
lorenzorc ha dit…
Muchas llamadas personas tendríamos que aplicarnos las lecciones de estas historias para mejorar y dejar en paz a las verdaderas, que desinteresadamente hace el bien por la humanidad, entre ellas tú y tus lecciones de maestra.
gràcies per compartir.
Lídia ha dit…
Estos 4 los tenemos de cuando Daniel y Saül eran pequeños pero ahora, por lo que he visto en esta página de Edebé:
http://www.edebe.com/publicaciones-generales/libro-cuentos-para-ninos-de-jose-agustin-goytisolo=958=1=14 los 4 títulos están en un solo cuento. En esta misma colección, y en la página lo veras, hay otros títulos muy adecuados a la edad de Acher que también son muy lindos!
Un beso grande y sepas que contigo también aprendemos mucho!!!! :)
Lídia ha dit…
Todos y todas nacemos para hacer el bien, sólo es cuestión de proponérsolo y ponerle voluntad como estás haciendo ahora, Loren, pues beneficia a tus hijos y, también y mucho, a tí!
Bonne nuit y besos de todos nosotros!
Quins contes tan plens de valors, gràcies per l´entrada!
Lídia ha dit…
Me n'alegro que us hagi agradat! Aquesta col·lecció d'Edebé "El tren azul", que també està en català, té contes molt adients per a treballar actituds i valors!
Petons sincers i gràcies a valtros!

Entrades populars d'aquest blog

Un remei natural i meravellós per guarir els refredats, la tos i el mal de coll: El xarop de ceba

Joc de pistes: un recurs didàctic i interdisciplinari!

Peücs per tenir els peus ben calentons!